En El Dia De Los Bosques Tropicales Holcim Colombia Reporta El Exito De Su Campana Siembra Un Arbol Conserva Vida

 
  • Holcim sembró 7.3 hectáreas de árboles, el equivalente a ocho canchas de fútbol. Hoy realiza labores de mantenimiento para garantizar la sostenibilidad de la iniciativa.
  • Las especies sembradas muestran buen nivel de adaptabilidad y crecimiento satisfactorio.
  • En el tercer año de mantenimiento la organización entregará las zonas naturales a las entidades correspondientes para que continúen su cuidado.

En el Día internacional de los bosques tropicales (vegetación como la del Amazonas, que se presenta en clima superiores a los 24ºC), Holcim (Colombia) se unió a la celebración con su campaña ‘Siembra un árbol, conserva vida’, en cinco áreas urbanas y dos rurales cercanas a sus operaciones: Floridablanca, Bello, Barranquilla, Cartagena, Palmira, Nobsa y Chocontá.

Con la ayuda de más de mil personas entre empleados voluntarios y las comunidades, lideró una gran plantación de árboles de casi 9 mil especies en 7.3 hectáreas, lo que equivale a ocho canchas de fútbol. Para garantizar la sostenibilidad de la actividad, se han adelantado labores de mantenimiento que en este momento van por su segundo año (limpia de terrenos, plateo o despeje del área que circunda el árbol, poda, fertilización y riego). En el tercer año, la campaña debe articularse con las entidades locales responsables de cuidar las zonas naturales: Lonja de Propiedad Horizontal, Dama, CVC, Cardique, CRA, etc.

Según el Ingeniero Ambiental Abner Torres, asesor ambiental de Holcim: “Para que las plantas puedan sobrevivir solas y se conviertan en arbustos o árboles es necesario realizar actividades de mantenimiento durante sus tres primeros años de vida debido a pueden afectarlas las condiciones del terreno, climáticas (como el verano de más de cuatro meses en Cartagena y Floridablanca) y agentes externos”.

Cartagena - Parque San Pedro Mártir (antes de la siembra)
Cartagena - Parque San Pedro Mártir (después de la siembra)

Las plantas sembradas se convierten en árboles cuando alcanzan la altura deseada. Un arbusto se puede llamar así cuando mide entre 4 y 6 metros, y un árbol entre 6 y 25 metros. En esta fase del mantenimiento, los cetos sembrados por Holcim alcanzan un promedio de 40-50 cm., mientras que las arbóreas está alrededor de un metro de altura, lo que evidencia el nivel de adaptabilidad de las especies sembradas a las condiciones del terreno, crecimiento de raíces (el doble del tamaño de la planta) y buenos cuidados.

De acuerdo con el Panel Internacional de Expertos en Cambio Climático (IPCC), se estima que los bosques retienen aproximadamente 217 toneladas de CO2 por hectárea al año. Dependiendo del ecosistema y ubicación geográfica, puede variar la cifra, pero se puede decir que cuando las plantas sembradas por Holcim en 7,3 hectáreas se conviertan en árboles, habrá contribuido con la retención de 1.519 toneladas anuales de CO2, aproximadamente.

Hoy las comunidades se sienten agradecidas por el beneficio recibido, que incluye charlas de sensibilización con el fin de asimilar la importancia de la actividad. El compromiso demostrado ha sido fundamental, e incluso personas vecinas a los lugares de siembra han destinado tiempo y recursos para cuidar las plantas que hoy sienten como propias.

Palmira - Parque Escuela La Dolores (antes de la siembra)
Palmira - Parque Escuela La Dolores (después de la siembra)

La recuperación ambiental es una prioridad, más aún al conocer un censo del Jardín Botánico de Bogotá que informa la carencia de 1.066.463 árboles en la capital. Esto significa que en Bogotá hay 0,15 árboles por habitante cuando el estándar internacional según recomendación de la Organización Mundial de la Salud, es de un árbol por cada tres habitantes. En ciudades como Madrid, hay 14 por cada habitante, en París, 11,5 y en Ciudad de México, 3,5.

Estas zonas naturales recuperadas son una significativa contribución al medio ambiente, que debe preservarse como parte del capital del futuro ambiental del país. Se ha demostrado que los bosques nuevos aportan mayor captura de dióxido de carbono que los bosques maduros, por eso es tan importante la labor de sembrar árboles porque mitigan los efectos del cambio climático global. Además, cumplen con una función de regulación hídrica, evitan los procesos erosivos y las inundaciones.

Holcim tuvo una razón importante para llevar a cabo esta campaña, pero hay, por lo menos, cien buenas razones para sembrar un árbol.