Con actividades ambientales, Holcim (Colombia) se une al Día mundial contra la desertificación y la sequía

17.06.2013
 

Hoy 17 de junio Holcim (Colombia) celebra el Día mundial contra la desertificación y la sequía, y por eso lidera la campaña ‘Siembra un árbol, conserva vida’

Hoy 17 de junio Holcim (Colombia) celebra el Día mundial contra la desertificación y la sequía, y por eso lidera la campaña ‘Siembra un árbol, conserva vida’ que consiste en una gran siembra de árboles, casi 9 mil, en las comunidades cercanas a las zonas de operación de la organización y su posterior mantenimiento.

La desertificación y la sequía reducen la productividad de los ecosistemas, disminuyen la agricultura y los espacios forestales e incrementan la pérdida de la diversidad biológica. Estos fueron los principales factores en los que pensó Holcim para realizar esta importante cruzada y evitar las graves consecuencias del cambio climático en algunas zonas de Barranquilla, Palmira, Floridablanca, Cartagena, Nobsa, Bello y Chocontá.

Abner Torres Usechi, Ingeniero Forestal y uno de los asesores ambientales de la empresa reveló que las especies sembradas son nativas, pensando en incrementar el área verde de esos sectores. Entre las más reconocidas están el cedro, el roble y el guayacán, que representan beneficios ambientales muy importantes para la regulación hídrica, debido a que se plantaron cerca de cuencas abastecedoras de acueductos de cabeceras municipales, rurales y veredales. Además capturan el CO2, mitigan efectos de la erosión e impiden las inundaciones que han afectado varias zonas del país en los últimos años.

Torres explicó la importancia del mantenimiento de la campaña: “Las acciones técnicas para la conservación de los árboles, son como el cuidado de los niños: la atención especial se les da hasta los dos a tres años después de la siembra para que puedan resistir sin problema las condiciones del sitio donde se encuentran. Es importante además hacer el mantenimiento de la plantación, no permitir la invasión de vegetación en el plateo, fertilizarla, podarla y hacer mejoras fitosanitarias (evitar plagas o enfermedades que impidan el desarrollo y crecimiento de la misma)”.

La siembra, que ya cumple un año, fue realizada por los colaboradores de la organización, quienes en forma voluntaria adoptaron un árbol y dispusieron del tiempo necesario para sembrarlo. En áreas rurales (Nobsa y Chocontá) los ejemplares no sobrepasaban los 80 cm. en el momento del sembradío; en las demás zonas era de aproximadamente un metro de altura y su crecimiento, en el primer año, ha sido de 90 a 100 cm.

Actividades futuras

Holcim (Colombia) preservará las plantaciones hasta el 2015, realizando dos fases anuales de mantenimiento para asegurar que las especies permanezcan en los lugares donde se establecieron y crezcan sanas. Así se da garantía de que el árbol cumplirá con su función: almacenar y retener agua.

Con este proyecto piloto, Holcim (Colombia) asume el compromiso de educar a la comunidad en siembra de árboles para la conservación del agua y así trascender significativamente en la preservación del medio ambiente y la formación de ciudadanos comprometidos con su entorno local y con el planeta.